Movimiento JUAN XXIII

Con Cristo Todo,

Sin Cristo Nada !!

 

Biografia Juan XXIII

(Sotto il Monte, 1881 – Roma, 1963) Pontífice romano, de nombre Angelo Giuseppe Roncalli. Era el tercer hijo de los once que tuvieron Giambattista Roncalli y Mariana Mazzola, campesinos de antiguas raíces católicas, y su infancia transcurrió en una austera y honorable pobreza. Parece que fue un niño a la vez taciturno y alegre, dado a la soledad y a la lectura. Cuando reveló sus deseos de convertirse en sacerdote, su padre pensó muy atinadamente que primero debía estudiar latín con el viejo cura del vecino pueblo de Cervico, y allí lo envió.

Lo cierto es que, más tarde, el latín del papa Roncalli nunca fue muy bueno; se cuenta que, en una ocasión, mientras recomendaba el estudio del latín hablando en esa misma lengua, se detuvo de pronto y prosiguió su charla en italiano, con una sonrisa en los labios y aquella irónica candidez que le distinguía rebosando por sus ojos.

Por fin, a los once años ingresaba en el seminario de Bérgamo, famoso entonces por la piedad de los sacerdotes que formaba más que por su brillantez. En esa época comenzaría a escribir su Diario del alma, que continuó prácticamente sin interrupciones durante toda su vida y que hoy es un testimonio insustituible y fiel de sus desvelos, sus reflexiones y sus sentimientos.

En 1901, Roncalli pasó al seminario mayor de San Apollinaire reafirmado en su propósito de seguir la carrera eclesiástica. Sin embargo, ese mismo año hubo de abandonarlo todo para hacer el servicio militar; una experiencia que, a juzgar por sus escritos, no fue de su agrado, pero que le enseñó a convivir con hombres muy distintos de los que conocía y fue el punto de partida de algunos de sus pensamientos más profundos.

El futuro Juan XXIII celebró su primera misa en la basílica de San Pedro el 11 de agosto de 1904, al día siguiente de ser ordenado sacerdote. Un año después, tras graduarse como doctor en Teología, iba a conocer a alguien que dejaría en él una profunda huella: monseñor Radini Tedeschi. Este sacerdote era al parecer un prodigio de mesura y equilibrio, uno de esos hombres justos y ponderados capaces de deslumbrar con su juicio y su sabiduría a todo ser joven y sensible, y Roncalli era ambas cosas. Tedeschi también se sintió interesado por aquel presbítero entusiasta y no dudó en nombrarlo su secretario cuando fue designado obispo de Bérgamo por el papa Pío X. De esta forma, Roncalli obtenía su primer cargo importante.

Dio comienzo entonces un decenio de estrecha colaboración material y espiritual entre ambos, de máxima identificación y de total entrega en común. A lo largo de esos años, Roncalli enseñó historia de la Iglesia, dio clases de Apologética y Patrística, escribió varios opúsculos y viajó por diversos países europeos, además de despachar con diligencia los asuntos que competían a su secretaría. Todo ello bajo la inspiración y la sombra protectora de Tedeschi, a quien siempre consideró un verdadero padre espiritual.

En 1914, dos hechos desgraciados vinieron a turbar su felicidad. En primer lugar, la muerte repentina de monseñor Tedeschi, a quien Roncalli lloró sintiendo no sólo que él perdía un amigo y un guía, sino que a la vez el mundo perdía un hombre extraordinario y poco menos que insustituible. Además, el estallido de la Primera Guerra Mundial fue un golpe para sus ilusiones y retrasó todos sus proyectos y su formación, pues hubo de incorporarse a filas inmediatamente. A pesar de todo, Roncalli aceptó su destino con resignación y alegría, dispuesto a servir a la causa de la paz y de la Iglesia allí donde se encontrase. Fue sargento de sanidad y teniente capellán del hospital militar de Bérgamo, donde pudo contemplar con sus propios ojos el dolor y el sufrimiento que aquella guerra terrible causaba a hombres, mujeres y niños inocentes.

Concluida la contienda, fue elegido para presidir la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe y pudo reanudar sus viajes y sus estudios. Más tarde, sus misiones como visitador apostólico en Bulgaria, Turquía y Grecia lo convirtieron en una especie de embajador del Evangelio en Oriente, permitiéndole entrar en contacto, ya como obispo, con el credo ortodoxo y con formas distintas de religiosidad que sin duda lo enriquecieron y le proporcionaron una amplitud de miras de la cual la Iglesia Católica no iba a tardar en beneficiarse.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Roncalli se mantuvo firme en su puesto de delegado apostólico, realizando innumerables viajes desde Atenas y Estambul, llevando palabras de consuelo a las víctimas de la contienda y procurando que los estragos producidos por ella fuesen mínimos. Pocos saben que si Atenas no fue bombardeada y todo su fabuloso legado artístico y cultural destruido, ello se debe a este en apariencia insignificante cura, amable y abierto, a quien no parecían interesar mayormente tales cosas.

Una vez finalizadas las hostilidades, fue nombrado nuncio en París por el papa Pío XII. Se trataba de una misión delicada, pues era preciso afrontar problemas tan espinosos como el derivado del colaboracionismo entre la jerarquía católica francesa y los regímenes pronazis durante la guerra. Empleando como armas un tacto admirable y una voluntad conciliadora a prueba de desaliento, Roncalli logró superar las dificultades y consolidar firmes lazos de amistad con una clase política recelosa y esquiva.

En 1952, Pío XII le nombró patriarca de Venecia. Al año siguiente, el presidente de la República Francesa, Vicent Auriol, le entregaba la birreta cardenalicia. Roncalli brillaba ya con luz propia entre los grandes mandatarios de la Iglesia. Sin embargo, su elección como papa tras la muerte de Pío XII sorprendió a propios y extraños. No sólo eso: desde los primeros días de su pontificado, comenzó a comportarse como nadie esperaba, muy lejos del envaramiento y la solemne actitud que había caracterizado a sus predecesores.

Para empezar, adoptó el nombre de Juan XXIII, que además de parecer vulgar ante los León, Benedicto o Pío, era el de un famoso antipapa de triste memoria. Luego, abordó su tarea como si se tratase de un párroco de aldea, sin permitir que sus cualidades humanas quedasen enterradas bajo el rígido protocolo, del que muchos papas habían sido víctimas. Ni siquiera ocultó que era hombre que gozaba de la vida, amante de la buena mesa, de las charlas interminables, de la amistad y de las gentes del pueblo.

Como pontífice dio un nuevo planteamiento al ecumenismo católico con el Secretariado para la Unidad de los Cristianos y el acogimiento en Roma de los supremos jerarcas de cuatro Iglesias protestantes. Su pontificado abrió nuevas perspectivas a la vida de la Iglesia y, aunque no se dieron cambios radicales en la estructura eclesiástica, promovió una renovación profunda de las ideas y las actitudes.

Su propósito pronto fue claro para todos: poner al día la Iglesia, adecuar su mensaje a los tiempos modernos enmendando pasados yerros y afrontando los nuevos problemas humanos, económicos y sociales. Para conseguirlo, Juan XXIII dotó a la comunidad cristiana de dos herramientas extraordinarias: las encíclicas Mater et Magistra y Pacem in terris. En la primera explicitaba las bases de un orden económico centrado en los valores del hombre y en la atención de las necesidades, hablando claramente del concepto “socialización” y abriendo para los católicos las puertas de la intervención en unas estructuras socioeconómicas que debían ser cada vez más justas.

En la segunda se delineaba una visión de paz, libertad y convivencia ciudadana e internacional vinculándola al amor que Cristo manifestó por el género humano en la Última Cena. Ambas encíclicas suponían una revolución copernicana en la visión católica de los problemas temporales, pues aceptaban la herencia de la Revolución Francesa y de la democracia moderna, haciendo de la dignidad del hombre el centro de todo derecho, de toda política y de toda dinámica social o económica.

Poco antes de su muerte, acaecida el 3 de junio de 1963, Juan XXIII aún tuvo el coraje de convocar un nuevo concilio que recogiese y promoviese esta valerosa y necesaria puesta al día de la Iglesia: el Concilio Vaticano II. A través de él, el papa Roncalli se proponía, según sus propias palabras, “elaborar una nueva Teología de los misterios de Cristo. Del mundo físico. Del tiempo y las relaciones temporales. De la historia. Del pecado. Del hombre. Del nacimiento. De los alimentos y la bebida. Del trabajo. De la vista, del oído, del lenguaje, de las lágrimas y de la risa. De la música y de la danza. De la cultura. De la televisión. Del matrimonio y de la familia. De los grupos étnicos y del Estado. De la humanidad toda”.

Se trataba de una tarea de titanes que sólo un hombre como Juan XXIII fue capaz de concebir e impulsar, y que sus herederos recibirían como un legado a la vez imprescindible y comprometedor. Pablo VI, su sucesor y amigo, declaró tras ser elegido nuevo pontífice que la herencia del papa Juan no podía quedar encerrada en su ataúd. Él se atrevió a cargarla sobre sus hombros y pudo comprobar que no era ligera.

 

 MANUAL DE CONOCIMIENTOS ESPIRITUALES

1.-  Misterios Dolorosos

MARTES Y VIERNES

 Lc. 22, 41-44     1º. JESÚS ORA EN EL HUERTO

«Jesús, puesto de rodillas, oraba diciendo: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y entrando en agonía oraba con más intensidad. Y le vino un sudor como de gotas de sangre que caían hasta el suelo».

 

Jn. 18, 38 – 19, 1           2º. JESÚS ES FLAGELADO

«Pilato se dirigió de nuevo a los judíos y les dijo: Yo no encuentro en El ninguna culpa. Hay entre vosotros la costumbre de que os suelte uno por la Pascua, ¿queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos? Entonces gritaron de nuevo: A Este no, a Barrabás. Barrabás era un ladrón. Entonces Pilato tomó a Jesús y mandó que lo azotaran».

 
Mt. 27, 27-29    3º. JESÚS CORONADO DE ESPINAS

«Los soldados del procurador llevaron a Jesús al pretorio y reunieron en torno a El a toda la cohorte. Le desnudaron, le pusieron una túnica roja y trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y en su mano derecha una caña; se arrodillaban ante El y se burlaban diciendo: Salve, Rey de los judíos».

 


Jn. 19, 15-18     4º. JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS

«Pilato entonces se lo entregó, para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y El con la cruz a cuestas salió hacia el lugar llamado de la Calavera, en hebreo Gólgota». 

 

 
Jn. 19, 18; 25-27, 30     5º. JESÚS MUERE EN LA CRUZ

«Le crucificaron, y con Él a otros dos, uno a cada lado y en el centro Jesús. Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena; Jesús, viendo a su Madre, dijo: Mujer, he ahí a tu hijo. Después dice al discípulo: He ahí a tu madre. E inclinando la cabeza entregó el espíritu».

2.- QUE ES LA BIBLIA?

La Biblia es una compilación de lo que en un principio eran documentos separados (llamados “libros”), escritos primero en hebreo, arameo y griego durante un dilatado periodo de tiempo y después reunidos para formar el Tanaj (Antiguo Testamento para los cristianos) y luego el Nuevo Testamento. Ambos testamentos forman la Biblia cristiana.

En sí la Biblia fue escrita a lo largo de aproximadamente 1000 años (900 adC100 dC). Los textos más antiguos se encuentran en el Libro de Jueces (“Canto de Deborah“) y en las denominadas fuentes “E” y “J” de la Torá o Pentateuco, que son datadas en la época de los dos reinos (siglos X a VIII adC). El libro completo más antiguo, el de Oseas es también de la misma época. El pueblo judío identifica a la Biblia con el Tanaj (no consintiéndose bajo ningún concepto el término Antiguo Testamento) y no acepta la validez del llamado Nuevo Testamento, reconociéndose como texto sagrado únicamente al Tanaj.

 

3.- BENDITA SEA TU PUREZA:

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

 

4.- SALVE

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

 

5.- LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS

1.     Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2.     No tomarás el nombre de Dios  en vano.

3.     Santificarás las fiestas.

4.     Honrarás a tu padre y a tu madre.

5.     No matarás.

6.     No cometerás actos impuros.

7.     No hurtarás.

8.     No dirás falso testimonio ni mentiras.

9.     No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10.  No codiciarás los bienes ajenos.

Estos diez mandamientos se encierran en dos:
Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo

6.-LOSMISTERIOS GLORIOSOS

MIÉRCOLES, SÁBADOS Y DOMINGOS

 
Mt. 28, 26          1º. LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

«Y he aquí que se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor descendió del Cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella. Llenos de miedo, los guardias se aterrorizaron y se quedaron como muertos. El ángel tomó la palabra y dijo a las mujeres: No temáis vosotras; ya sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, porque ha resucitado, como había dicho».

 
Lc. 24, 50-52     2º. LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

«Los sacó hasta cerca de Betania y levantando sus manos los bendijo. Y sucedió que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y se elevaba al Cielo. Y ellos le adoraron y regresaron a Jerusalén con gran gozo».

 

 Hch. 2, 1-4       3º. LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

«Al cumplirse el día de Pentecostés estaban los discípulos juntos en un lugar y se produjo de repente un ruido venido del Cielo, como de un viento impetuoso, que llenó toda la casa donde se encontraban. Aparecieron unas lenguas de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos, quedando todos llenos del Espíritu Santo; y comenzaron a hablar en lenguas extranjeras según el Espíritu Santo les inspiraba».

 
Cant. 3,6; 8,5. Is. 61, 10.           4º. LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

«Quién es ésta que sube del desierto, apoyada sobre su Amado, como columna de humo aromático, como aroma de incienso y mirra?».

«Quién es ésta que sube del desierto, apoyada sobre su Amado, como columna de humo aromático, como aroma de incienso y mirra?»

 Ap. 11, 19 – 12, 1         5º. LA CORONACIÓN DE MARIA SANTÍSIMA

«En ese momento se abrió en el cielo el Santuario de Dios: dentro del Santuario uno podía ver el Arca de la Alianza de Dios».

«Apareció en el Cielo una mujer vestida de sol, la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza».

7.- VIRTUDES TEOLOGALES

Se llaman virtudes teologales a los hábitos que Dios infunde en la inteligencia y en la voluntad para ordenar las acciones del hombre a Dios mismo.

·         Fe

·         Esperanza

·         Caridad.

 

8.- COMO SE LLAMA EL FUNDADOR DEL MOVIMEINTO JUAN XXIII

Nelson Rivera Beauchamp, nace en Arecibo, Puerto Rico el 29 de noviembre de 1941, época en que comenzaban profundos cambios sociales, económicos y políticos en la vida del puertorriqueño.  Para el tiempo de su nacimiento, su madre vivía con sus tíos en el Barrio Sabana Hoyos de municipio de Arecibo, al norte de Puerto Rico.  Su padre estaba prestando servicio militar en el ejército de los Estados Unidos, para ese entonces se libraba la Segunda Guerra Mundial.  Su niñez fue una vida normal al igual que su adolescencia.  Lo propio era moverse de la casa a la escuela y viceversa.  Llevó una vida ordenada.  En su juventud, aún viviendo en Sabana Hoyos, se fue a estudiar a la Escuela Superior (secundaria) de Arecibo.

 

9.- OBJETIVOS ESPECIFICOS DEL MOVIEMIENTO JUAN XXIII

  1. Celebrar retiros de tres días, con los temas, dinámicas y prácticas devocionales que se   han escogido y han sido practicadas desde los inicios hasta el presente.
  2. Organizar retiros de seguimiento, propios del Movimiento Juan XXIII, para las personas que han participado en la primera experiencia.
  3. Organizar la reunión semanal a nivel diocesano para fomentar la formación integral de  sus dirigentes y miembros que aspiran a trabajar en los retiros.
  4. Organizar la reunión semanal a nivel parroquial o ínter parroquial para fomentar la formación integral de sus miembros y procurar su participación en las actividades de sus respectivas parroquias, manteniendo la vinculación de los miembros entre sí y con el movimiento.

 

10.- COMO ENCONTRAR EL CAPITULO Y EL VERSICULO?

Cada libro está dividido en CAPITULOS que están indicados con números grandes al inicio de cada capítulo (ejemplo: El libro de Génesis está dividido en 50 capítulos). El número del capítulo está también escrito en lo alto de cada página, para facilitar la búsqueda de una determinada cita bíblica.

Cada capítulo está a su vez dividido en VERSÍCULOS, o sea “frases” bíblicas. Los versículos se encuentran a lo largo del capítulo en números pequeños (ejemplo: El primer capítulo del Génesis tiene 31 versículos).

11.- Las siete virtudes

ü  Humildad (Latín, humilitas) contra el pecado de soberbia

ü  Generosidad (Latín, liberalitas) contra el pecado de avaricia

ü  Castidad (Latín, castitas) contra el pecado de lujuria

ü  Paciencia (Latín, patientia) contra el pecado de ira

ü  Templanza (Latín, frenum) contra el pecado de gula

ü  Caridad (Latín, humanitas) contra el pecado de envidia

ü  Diligencia (Latín, industria) contra el pecado de pereza

 

 

12.- Sagrada Maria

Sagrada Maria vuestro esclavo soy, con vuestra licencia a la casa voy no permitas madre mia por tu limpia concepción que caiga en pecado mortal y muera sin confesión, yu vos como buena madre dame tu santa bendición.

 

13.- DE CUANTOS LIBROS ESTA CONFORMADA LA BIBLIA

ANTIGUO TESTAMENTO
(46 libros en 4 grupos)

 

 

EL PENTATEUCO (primer grupo)

   
 

Génesis……………………………

Gn. (Gén)

 
 

Exodo ………………………………

Ex.

 
 

Levítico ……………………………

Lv. (Lev)

 
 

Números ………………………….

Nm. (Núm)

 
 

Deuteronomio …………………..

Dt.

 
       
 

LIBROS HISTÓRICOS

   
 

Josué ………………………………

Jos.

 
 

Jueces …………………………….

Jc. (Jue)

 
 

Rut ………………………………….

Rt.

 
 

Samuel, 1 y 2 ……………………

1 S. (Sam) ,2 S

 
 

Reyes, 1 y 2 …………………….

1 R. (Re) , 2 R

 
 

Crónicas, 1 y 2 …………………

1 Cro. (Par),  2 Cro

 
 

Esdras …………………………….

Esd.

 
 

Nehemías ………………………..

Ne. (Neh)

 
 

Tobías …………………………….

Tb. (Tob)

 
 

Judit ………………………………..

Jdt.

 
 

Ester ……………………………….

Est.

 
 

Primero de los Macabeos ….

1 M. (Mac)

 
 

Segundo de los Macabeos….

2 M. (Mac) 1

 
       
 

LIBROS POETICOS Y SAPIENCIALES

   
 

 Job …………………………………

Jb. (Job)

 
 

Salmos …………………………….

Sal.

 
 

Proverbios ……………………….

Pr. (Prov)

 
 

Eclesiastés (Qohélet) ………..

Qo. (Ecl)

 
 

Cantar de los Cantares ……..

Ct. (Cant)

 
 

Sabiduría …………………………

Sb. (Sab)

 
 

Eclesiástico (Sirácida) ………

Eclo,  (Si).

 
       
 

LIBROS PROFETICOS

   
 

 Isaías ……………………………..

Is.

 
 

Jeremías ………………………….

Jr. (Jer)

 
 

Lamentaciones de Jeremías

Lm. (Lam)

 
 

Baruc ………………………………

Ba. (bar)

 
 

Ezequiel …………………………..

Ez.

 
 

Daniel ……………………………..

Dn. (Dan)

 
 

Oseas………………………………

Os.

 
 

Joel …………………………………

Jl.

 
 

Amós ………………………………

Am.

 
 

Abdías …………………………….

Ab. (Abd)

 
 

Jonás ………………………………

Jon.

 
 

Miqueas ………………………….

Mi. (Miq)

 
 

Nahún ……………………………..

Na. (Nah)

 
 

Habacuc ………………………….

Ha. (Hab)

 
 

Sofonías …………………………..

So. (Sof)

 
 

Ageo ……………………………….

Ag.

 
 

Zacarías ………………………….

Za. (Zac)

 
 

Malaquías ……………………….

Ml. (Mal)

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUEVO TESTAMENTO
(27 libros)

   
       
 

EVANGELIOS

   
 

Mateo ……………………………..

Mt.

 
 

Marcos …………………………….

Mc.

 
 

Lucas ………………………………

Lc.

 
 

Juan ………………………………..

Jn.

 
 

   
 

Hechos de los Apóstoles …..

Hch.

 
 

   
 

EPÍSTOLAS

   
 

De San Pablo

   
 

Romanos ………………………….

Rm. (Rom)

 
 

Primera Corintios ……………..

1 Co. (Cor)

 
 

Segunda Corintios …………….

2 Co. (Cor)

 
 

Gálatas ……………………………

Ga. (Gál)

 
 

Efesios …………………………….

Ef.

 
 

Filipenses ………………………..

Flp.

 
 

Colosenses ………………………

Col.

 
 

Primera  Tesalonicenses …..

1 Ts. (Tes)

 
 

Segunda  Tesalonicenses ….

2 Ts. (Tes)

 
 

Primera  Timoteo………………

1 Tm. (Tim)

 
 

Segunda  Timoteo …………….

2 Tm. (Tim)

 
 

Tito …………………………………

Tt. (Tit)

 
 

Filemón …………………………..

Flm.

 
 

Hebreos …………………………..

Hb. (Heb)

 
 

Otras epístolas

   
 

Santiago ………………………….

St. (Sant)

 
 

Primera Pedro………………….

1 P. (Pe)

 
 

Segunda Pedro………………….

2 P. (Pe)

 
 

Primera Juan…………………….

1 Jn.

 
 

Segunda Juan ………………….

2 Jn.

 
 

Tercera Juan …………………..

3 Jn.

 
 

Judas ………………………………

Judas. (Jds)

 
 

   
 

Apocalipsis ……………………..

Ap.

 
         

 

 

 

14.- CUANTAS SON LAS ESTACIONES DEL VIA CRUSIS

 

1ª ESTACIÓN: JESÚS SENTENCIADO A MUERTE

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Sentenciado y no por un tribunal, sino por todos. Condenado por los mismos que le habían aclamado poco antes. Y El calla…
Nosotros huimos de ser reprochados. Y saltamos inmediatamente…
Dame, Señor, imitarte, uniéndome a Ti por el Silencio cuando alguien me haga sufrir. Yo lo merezco. ¡Ayúdame!
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.   Se reza a continuación un Padrenuestro

 

2ª ESTACIÓN: JESÚS CARGADO CON LA CRUZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Que yo comprenda, Señor, el valor de la cruz, de mis pequeñas cruces de cada día, de mis achaques, de mis dolencias, de mi soledad.
Dame convertir en ofrenda amorosa, en reparación por mi vida y en apostolado por mis hermanos, mi cruz de cada día.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

 Se reza a continuación un Padrenuestro

 

3ª ESTACIÓN: JESÚS CAE, POR PRIMERA VEZ, BAJO EL PESO DE LA CRUZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Tú caes, Señor, para redimirme. Para ayudarme a levantarme en mis caídas diarias, cuando después de haberme propuesto ser fiel, vuelvo a reincidir en mis defectos cotidianos.
¡Ayúdame a levantarme siempre y a seguir mi camino hacia Ti!
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

4ª ESTACIÓN: ENCUENTRO CON LA VIRGEN

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo. Haz Señor, que me encuentre al lado de tu Madre en todos los momentos de mi vida. Con ella, apoyándome en su cariño maternal, tengo la seguridad de llegar a Ti en el último día de mi existencia.

¡Ayúdame Madre!
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 5ª ESTACIÓN: EL CIRINEO AYUDA AL SEÑOR A LLEVAR LA CRUZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Cada uno de nosotros tenemos nuestra vocación, hemos venido al mundo para algo concreto, para realizarnos de una manera particular. ¿Cuál es la mía y cómo la llevo a cabo?
Pero hay algo, Señor, que es misión mía y de todos: la de ser Cirineo de los demás, la de ayudar a todos.
¿Cómo llevo adelante la realización de mi misión de Cirineo?
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

 

6ª ESTACIÓN: LA VERÓNICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESÚS

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Es la mujer valiente, decidida, que se acerca a Ti cuando todos te abandonan. Yo, Señor, te abandono cuando me dejo llevar por el “qué dirán”, del respeto humano, cuando no me atrevo a defender al prójimo ausente, cuando no me atrevo a replicar una broma que ridiculiza a los que tratan de acercarse a Ti. Y en tantas otras ocasiones.
Ayúdame a no dejarme llevar por el respeto humano, por el “qué dirán”.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

 

7ª ESTACIÓN: SEGUNDA CAÍDA EN EL CAMINO DE LA CRUZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Caes, Señor, por segunda vez. El Via Crucis nos señala tres caídas en tu caminar hacia el Calvario. Tal vez fueran más.
Caes delante de todos… ¿Cuándo aprenderé yo a no temer el quedar mal ante los demás, por un error, por una equivocación?. ¿Cuándo aprenderé que también eso se puede convertir en ofrenda?
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

 

 

8ª ESTACIÓN: JESÚS CONSUELA A LAS HIJAS DE JERUSALÉN

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Muchas veces, tendría yo que analizar la causa de mis lágrimas. Al menos, de mis pesares, de mis preocupaciones. Tal vez hay en ellos un fondo de orgullo, de amor propio mal entendido, de egoísmo, de envidia.
Debería llorar por mi falta de correspondencia a tus innumerables beneficios de cada día, que me manifiestan, Señor, cuánto me quieres.
Dame profunda gratitud y correspondencia a tu misericordia.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

9ª ESTACIÓN: JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Tercera caída. Más cerca de la Cruz. Más agotado, más falto de fuerzas. Caes desfallecido, Señor.
Yo digo que me pesan los años, que no soy el de antes, que me siento incapaz.
Dame, Señor, imitarte en esta tercera caída y haz que mi desfallecimiento sea beneficioso para otros, porque te lo doy a Ti para ellos.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

10ª ESTACIÓN: JESÚS DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Arrancan tus vestiduras, adheridas a Ti por la sangre de tus heridas.
A infinita distancia de tu dolor, yo he sentido, a veces, cómo algo se arrancaba dolorosamente de mí por la pérdida de mis seres queridos. Que yo sepa ofrecerte el recuerdo de las separaciones que me desgarraron, uniéndome a tu pasión y esforzándome en consolar a los que sufren, huyendo de mi propio egoísmo.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

 

 

11ª ESTACIÓN: JESÚS CLAVADO EN LA CRUZ

 Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Señor, que yo disminuya mis limitaciones con mi esfuerzo y así pueda ayudar a mis hermanos. Y que cuando mi esfuerzo no consiga disminuirlas, me esfuerce en ofrecértelas también por ellos.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

12ª ESTACIÓN: JESÚS MUERE EN LA CRUZ

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Te adoro, mi Señor, muerto en la Cruz por Salvarme. Te adoro y beso tus llagas, las heridas de los clavos, la lanzada del costado… ¡Gracias, Señor, gracias!
Has muerto por salvarme, por salvarnos. Dame responder a tu amor con amor, cumplir tu Voluntad, trabajar por mi salvación, ayudado de tu gracia. Y dame trabajar con ahínco por la salvación de mis hermanos.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.

Se reza a continuación un Padrenuestro

 

13ª ESTACIÓN: JESÚS EN BRAZOS DE SU MADRE

 Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Déjame estar a tu lado, Madre, especialmente en estos momentos de tu dolor incomparable. Déjame estar a tu lado. Más te pido: que hoy y siempre me tengas cerca de Ti y te compadezcas de mí.
¡Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía!
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí. Se reza a continuación un Padrenuestro

 

14ª ESTACIÓN: EL CADÁVER DE JESÚS PUESTO EN EL SEPULCRO

 Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.
Todo ha terminado. Pero no: después de la muerte, la Resurrección. Enséñame a ver lo transitorio y pasajero, a la luz de lo que perdura. Y que esa luz ilumine todos mis actos. Así sea.
Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí.   Se reza a continuación un Padrenuestro

 15.- QUE PARTES TIENE LA BIBLIA

La Biblia se divide en dos partes: Antiguo y Nuevo Testamento. A su vez los libros del Antiguo y Nuevo Testamento se dividen en: libros históricos, didácticos y proféticos. Y cada libro se divide en capítulos y versículos.

 

16.- MISTERIOS LUMINOSOS

 

 

        Primer Misterio Luminoso. El Bautismo de Jesús.

   

 (Entonces Jesús fue de Galilea al Jordán para que Juan lo bautizara. Pero Juan quería impedirlo, diciendo: “Soy yo el que necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?” Jesús le respondió: “¡Déjame ahora, pues conviene que se cumpla así toda justicia!” Entonces Juan accedió a ello. Una vez bautizado, Jesús salió del agua; y en esto los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios descender en forma de paloma y posarse sobre él. Y se oyó una voz del cielo: “Éste es mi hijo amado, mi predilecto”.)
(Mt 3,13-17)

Breve pausa de reflexión.

Padre Nuestro, 10 Ave María (meditando el misterio), Gloria.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Segundo Misterio Luminoso. Las Bodas de Caná.

(Tres días después hubo una boda en Caná de Galilea, en la que estaba la madre de Jesús. Invitaron también a la boda a Jesús y a sus discípulos. Se terminó el vino, y la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Jesús le contestó: “¿A ti y a mí qué, mujer? Mi hora todavía no ha llegado”. Su madre dijo a los sirvientes: “Haced lo que él os diga”. Había allí seis tinajas de piedra de unos cien litros cada una para los ritos de purificación de los judíos. Jesús les dijo: “Llenad de agua las tinajas”. Y las llenaron hasta arriba. Añadió: “Sacad ahora y llevádselo al maestresala”. Y se lo llevaron. Tan pronto como el maestresala probó el agua convertida en vino (sin saber de dónde era, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), llamó al novio y le dijo: “Todos sirven primero el vino mejor; y cuando se ha bebido en abundancia, el peor. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora”. Así, en Caná de Galilea, Jesús comenzó sus milagros, manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él.) (Jn 2,1-11)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, 10 Ave María (meditando el misterio), Gloria.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Tercer Misterio Luminoso. El Anuncio del Reino de Dios.

 

 (Después de ser Juan encarcelado, Jesús fue a Galilea a predicar el evangelio de Dios; y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el reino de Dios está cerca. Arrepentíos y creed en el evangelio”.) (Mc 1,14-15)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, 10 Ave María (meditando el misterio), Gloria.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Cuarto Misterio Luminoso. La Transfiguración.

(Unos ocho días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y Santiago y los llevó al monte a orar. Mientras él oraba, cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente. Dos hombres, de improviso, se pusieron a hablar con él. Eran Moisés y Elías, que aparecieron con un resplandor glorioso y hablaban con él de su muerte, que iba a tener lugar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero lograron mantenerse despiertos y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Cuando éstos se alejaban de Jesús, Pedro dijo: “Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. No sabía lo que decía. Mientras él estaba diciendo esto, vino una nube y los cubrió. Al entrar en la nube, los discípulos se asustaron. Y una voz desde la nube dijo: “Éste es mi hijo, el elegido, escuchadlo”.)
(Lc 9,28-35)

Breve pausa de reflexión. Padre Nuestro, 10 Ave María (meditando el misterio), Gloria.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Quinto Misterio Luminoso. La Institución de la Eucaristía.

(Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio, diciendo: “Tomad, esto es mi cuerpo”. Después tomó un cáliz, dio gracias, se lo pasó a ellos y bebieron de él todos. Y les dijo: “Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por todos”.) (Mc 14,22-24). Breve pausa de reflexión.

Padre Nuestro, 10 Ave María (meditando el misterio), Gloria.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria por las intenciones del Papa.

Salve.  

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

17.- 7 obras de misericordia espirituales

1. Dar buen consejo al que lo necesita

Aconsejar, no criticar!…

2. Enseñar a los ignorantes

Quienes necesitan de educación para no vivir en la miseria intelectual…

A todas aquellas madres que por ignorancia deciden abortar sus hijos

3. Corregir al que se equivoca

A todos aquellos jóvenes que equivocan el camino…

4. Consolar a los afligidos

Afligidos por la perdida (no necesariamente física) de un ser querido…

5. Perdonar las ofensas

Una…dos…hasta setenta veces siete!…

 

6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo

En la oficina…en el colegio, de todas maneras, ellos sufren los nuestros !

7. Rezar a Dios por los vivos y los muertos

Hoy por ti…mañana por mi!…

 

Entreguémonos a Jesús a través de las Obras de Misericordia…

el secreto es orar y actuar!

 

18.-  QUE SIGNIFICA LA PASCUA

Significa ‘paso‘, el ‘paso‘ de Jesucristo de la muerte a la vida.

La Pascua es la celebración cristiana que conmemora la resurrección de Jesucristo.

19.-  QUE SE CELEBRA EL MIERCOLES DE CENIZA

 

El Miércoles de Ceniza la Iglesia procura marcar el inicio de la Cuaresma recordándonos a los cristianos que somos creaturas, que esta vida es tan sólo una preparación y que nuestro verdadero destino es llegar a Dios en la vida eterna.

 

 

 

20.- CUALES SON LOS NOBRES DE LOS 12 APOSTOLES

Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el Cananeo y Judas el Iscariote, el mismo que le entregó.

 

 

 

21.- De que habla los libros históricos?

los llamados así porque nos cuentan la historia del Pueblo de Dios, la historia de algunos personajes importantes, es decir, la historia de la salvación. En el AT encontramos 21 libros históricos: Génesis. Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, José, Jueces, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías, Tobías, Ruth, Judith, Esther, 1 y 2 Macabeos. En el NT podemos hallar 5: cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y los Hechos de los Apóstoles. 

 

 

22.- Los siete pecados capitales

v  Lujuria

v  Gula

v  Avaricia

v  Pereza

v  Ira

v  Envidia

v  Soberbia

 

23.- magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque le Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia –como lo había prometido a nuestros padres- a favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

24.-  Acto de constricción

Jesús mi Señor, y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna.

Amén.

 

25.- los 12 frutos del espíritu santo

Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Ga 5,22-23, vg.).

 

26.- los 5 mandamientos de la iglesia

Oír misa entera los domingos y fiestas de precepto exige a los fieles participar en la celebración eucarística, en la que se reúne la comunidad cristiana, el día en que conmemora la Resurrección del Señor, y en aquellas principales fiestas litúrgicas que conmemoran los misterios del Señor, la Virgen María y los santos. 

Confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la Reconciliación, que continúa la obra de conversión y de perdón del Bautismo.

Comulgar por Pascua de Resurrección garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana.

Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas; contribuyen a hacernos adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad del corazón.

Ayudar a la Iglesia en sus necesidades señala la obligación de ayudar, cada uno según su capacidad, a subvenir a las necesidades materiales de la Iglesia.

 

27.-  De que haba los libros doctrinales

llamados así porque ofrecen, ante todo, una doctrina que nos enseña a vivir como hijos de Dios. Son también llamados “didácticos”. A los libros doctrinales del AT se les conoce también como libros sapienciales o poéticos, y son 7: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiástico (o Sirácida). En el NT hay 21 libros doctrinales, a saber: Romanos, 1 y 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos, Santiago, 1 y 2 Pedro, 1, 2 y 3 Juan, Judas.

 

 

28.- Los siete dones del espíritu santo

 

1-SABIDURIA  

2- ENTENDIMIENTO 

3- CIENCIA 

4-CONSEJO 

5- PIEDAD   

6- FORTALEZA 

7- TEMOR DE DIOS

 

29.- bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

 

30.- En qué fecha se dio el primer retiro del movimiento Juan XXIII en barrio de Sabana Hoyos?

Los Retiros Parroquiales del Movimiento Juan XXIII, nacieron en el fin de semana del 13 al 15 de julio de 1973.  Las Casas de Retiro no acogieron su proyecto inicial, porque se trataba de algo desconocido y sin precedentes.  Se ofreció el primero en un rancho utilizado para la venta de alimentos de aves.  Participaron veinticinco personas jóvenes.  Estos Retiros Parroquiales surgieron al amparo de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en el Bo. Sabana Hoyos de Arecibo.

 

 

31.- Quienes son los angeles?

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad.

        Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden ser vistos ni captados por los sentidos. En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, han podido ser oídos y vistos materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto. Por ejemplo, el profeta Daniel y Zacarías.

 

32.- El credo largo niceno constantinopolitano

“Creemos en un solo Dios Padre todopoderoso, Creador de cielo y tierra, de todo lo visible e invisible. Creemos en un solo Señor, Jesus Mesías, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros y por nuestra salvación bajó del cielo; por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la virgen, y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato: padeció y fue sepultado. Resucitó al tercer día, según las Escrituras, subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre.

De nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede  del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas.

Creemos en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.

Reconocemos un solo Bautismo para el perdón de los pecados.

Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.”

 

 

33.- cuantas son las estaciones del via crusis

El Vía crucis consta de 14 estaciones

 

 

34.- de que habla los libros proféticos

los denominamos así porque recogen el mensaje que Dios envió a su pueblo por medio de unos hombres santos llamados “profetas”. A través de estos enviados y mensajeros, Dios denunciaba las maldades e injusticias del Pueblo, y anunciaba su voluntad salvífica a todos. El anuncio más importante de los profetas fue la venida del Hijo de Dios hecho hombre, para instaurar el Reino de Dios. En el AT hay 18 libros proféticos: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías. Y en el NT sólo encontramos un libro que podemos ubicar entre los proféticos, que es el Apocalipsis.

 

 

35.-  LOS MISTERIOS GOZOSOS

 

(LUNES Y JUEVES)

 

 
Lc. 1, 30-31, 38

 1º. LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

«Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Dijo entonces María: He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra».

 

 
Lc. 1, 41-43

 2º. LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA A SU PRIMA SANTA ISABEL

«Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó de gozo en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando en voz alta, dijo: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿De dónde a mí tanto bien, que venga la madre de mi Señor a visitarme?».

 

 
Lc. 2, 6-7

3º. EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS EN BELÉN.

«Y sucedió que, estando en Belén, le llegó a María la hora del parto, y dio a luz a su Hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada».

 

 
Lc. 2, 22-24

4º. LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO.

«Y cumplidos los días de la purificación, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor, y para presentar como ofrenda un par de tórtolas o dos pichones, según lo mandado en la Ley del Señor».

 

 
Lc. 2, 42-43, 46

5º. JESÚS PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO.

«Cuando tuvo doce años, subieron a la fiesta, como era costumbre. Pasados aquellos días, al regresar, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo advirtiesen sus padres, y ocurrió que, al cabo de tres días, lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y preguntándoles».

 

36.- Virtudes cardinales

·         Prudencia: Consiste en actuar con reflexión y precaución para evitar posibles daños, dispone la razón practica para discernir el bien y elegir los medios justos para realizarlos. Es el valor que nos ayuda con mayor conciencia frente a las situaciones ordinarias de la vida, nos ayuda a reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier circunstancia. Este valor se forja por la manera en que se conduce el hombre ordinariamente. Ante una situación problemática se debe antes que nada reflexionar y conservar la calma, en todo momento, pues si nos damos cuenta y reflexionamos, la mayoría de los malos aciertos en la vida, ocurren por una mala decisión.

En definitiva la prudencia es un juicio ordenado, la prudencia juzgará si en un determinado caso, nos podemos comportar de un modo que no sea el adecuado. Moralmente será siempre mas prudente aquel que sabrá tomar la mejor decisión sin atropellar la moral y lo ético. Si se actúa con prudencia no existen los riesgos, pues se actúa razonando y usando la lógica, de esta manera se medita y prevé los actos. Es muy seguro que si se usa la prudencia el error sobre las decisiones y actos será mínimo, de ésta forma la prudencia se convierte en la guía segura de los actos, edificará una personalidad recia, segura, perseverante, capaz de comprometerse en todo y con todos, generando confianza y estabilidad en quienes le rodean.

·         Justicia: Consiste en dar a cada uno lo que le corresponde. Para ello precisamente se necesita la guía de la prudencia. La justicia no existe sin la misericordia, la caridad o el amor. La justicia es principio fundamental de la existencia y coexistencia de los hombres, como asimismo de las comunidades humanas, de las sociedades y los pueblos. A lo largo de los siglos, la justicia ha ido teniendo definición según las distintas relaciones y aspectos. De aquí el concepto de justicia conmutativa, distributiva, legal y social. Todo ello es testimonio de cómo la justicia tiene una significación fundamental en el orden moral entre los hombres, en las relaciones sociales e internacionales. Puede decirse que el sentido mismo de la existencia del hombre sobre la tierra está vinculado a la justicia, definir correctamente “cuánto se debe” a cada uno por parte de todos y, al mismo tiempo, a todos por parte de cada uno, “lo que se debe” (debitum) al hombre de parte del hombre en los diferentes sistemas y relaciones, definirlo y, sobre todo, llevarlo a cabo.

Para organizar con justicia el conjunto de la vida social en sus aspectos varios, es necesario que el hombre viva en un contexto de justicia y, más aún, que cada uno sea justo y actúe con justicia respecto de los cercanos y de los lejanos, de la comunidad, de la sociedad de que es miembro. La justicia es la base de la posibilidad real de ser bueno; en esto se apoya la elevada categoría de la prudencia. La justicia protege y garantiza los derechos y deberes fundamentales, observa y juzga las condiciones que afectan a los diversos sectores de la sociedad, vigila y guía la disparidad de oportunidades económicas y orienta las circunstancias sociales de modo que favorezcan la convivencia pacífica de los pueblos.

·         Fortaleza: La fortaleza en la filosofía griega se entiende como fuerza de ánimo frente a las adversidades de la vida, como desprecio del peligro. La virtud de la fortaleza consiste en tener el valor y la constancia para perseverar en una obra buena hasta el final, no importando los obstáculos o soportando una mala situación con paciencia e inteligencia hasta el final sin derrumbarse. También incluye el valor en situaciones de peligro y la capacidad de tomar riesgos prudentes. Según la doctrina de Santo Tomás, la virtud de la fortaleza se encuentra en el hombre que está dispuesto a afrontar los peligros y dispuesto a soportar las adversidades por una causa justa, por la verdad, la justicia, etcétera. La virtud de la fortaleza requiere siempre una cierta superación de la debilidad humana y, sobre todo, del miedo. Porque el hombre, por naturaleza, teme espontáneamente el peligro, los disgustos y sufrimientos. Tenemos necesidad de fortaleza para ser hombres. En efecto, hombre verdaderamente prudente es sólo el que posee la virtud de la fortaleza; del mismo modo que hombre verdaderamente justo es sólo el que tiene la virtud de la fortaleza. Asegura, en las dificultades, la firmeza y la constancia en la práctica del bien.

·         Templanza: La virtud de la templanza es la virtud que nos capacita para controlar y canalizar correctamente nuestras tendencias. A esta virtud se la llama también sobriedad. La virtud de la templanza representa el término medio entre el desenfreno y la insensibilidad. Templanza se refiere más a la ética personal. Para unos, un comportamiento es conformarse a unas reglas, pero no sólo es esto. La ética es un dinamismo interno del sujeto. Es adecuarse a la recta ratio, no a las reglas externas. La templanza no es meramente dominarse y moderarse, sino que es una discreción ordenadora en orden a la armonía y perfección del interior del hombre. Ordenar por la templanza no sólo significa suprimir, sino armonizar. Cabe distinguir dos tipos de “templanza”: la natural y la que se califica como virtud cardinal. La primera se refiere al dominio, principalmente, del gusto y del tacto (son los dos sentidos más afines con esta virtud) que impone la razón, de forma que el hombre y la mujer se guíen por la moderación y no sean esclavos de los placeres sensibles. Cabría denominarla “templanza natural”, la cual debe estar presente en la vida de todas las personas, pues, de lo contrario, su conducta sería dirigida por el instinto, lo que les acercaría más o menos a la existencia de los animales. El filósofo latino Cicerón definía esta templanza natural como “dominio firme y moderado, impuesto por la razón sobre la concupiscencia y demás ímpetus desordenados” Esta “templanza natural” se puede invocar y practicar por motivos bien diversos y algunos son bastantes fútiles. Es el caso, por ejemplo, de cuantos se privan del placer de comer y de beber para mantener un canon discutible de belleza, o la de quienes rehúsan ciertos placeres sensibles para mantenerse “puros” en una sociedad que califican de desordenada. Otras veces se vive la templanza a causa de algún criterio médico válido: es preciso abstenerse de ciertos placeres por motivos de salud, etc. Por el contrario, la templanza cristiana es la virtud cardinal que orienta y modera la tendencia a los placeres sensibles para que la persona se mantenga dentro de los límites que le señala la fe.

 

37.- los acraementos

Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia. En ellos Cristo está presente para santificarnos por medio de la Iglesia.

                                                

BAUTISMO                        CONFIRMACIÓN                   EUCARISTÍA                               PENITENCIA
                                                                                                                                (confesión)

                                                                   

ORDEN SACERDOTAL   MATRIMONIO UNCIÓN DE LOS ENFERMOS

 

 

38.- objetivos generales del movimiento Juan XXIII

  1. Llamar a la conversión a las personas que están alejadas o al margen de la Iglesia. Crear un clima pastoral para que las acciones organizadas logren que los llamados cambien su conducta de vida y hagan una opción por Jesucristo.
  2. Fomentar la máxima formación integral de sus miembros mediante la oración, los sacramentos, los estudios catequéticos y teológicos y el apostolado individual y en equipo, como un camino de conversión hacia la común vocación a la santidad.
  3. Procurar que los miembros del movimiento vivan su compromiso bautismal sembrando en todos y en cada uno de ellos el espíritu y convicción de ser Iglesia, motivando la participación de su realidad y necesidades con una total entrega de servicio en comunión con la Iglesia Local y sus Pastores.
  4. Procurar la participación del Movimiento Juan XXIII en las actividades y pastoral diocesana en coordinación con el Ordinario del lugar y sus representantes.
  5. Procurar la incorporación activa de sus miembros en sus parroquias para que participen en aquello en que puedan ser útiles según sus carismas y en coordinación con los sacerdotes.

 

39.- Ave maria

Dios te salve María, llena eres de gracia el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén
 

 

 

En latín

Ave Maria, gratia plena,
Dominus tecum,
benedicta tu in mulieribus,
et benedictus fructus ventris tui Iesus.
Sancta Maria mater Dei,
ora pro nobis peccatoribus,
nunc, et in hora mortis nostrae.
Amen

 

 

40.- De que nos habla el génesis

El génesis nos habla del origen de universo y del hombre del pueblo de Israel.

 

 

41.- Cuantos evangelios tiene la biblia

Son cuatro, y aparecen en el siguiente orden en la Biblia:

1.- Evangelio según San Mateo
2.- Evangelio según San Marcos
3.- Evangelio según San Lucas
4.- Evangelio según San Juan

 

42.- en que lenguas se escribió la biblia

Tres son las lenguas originales de la Biblia: HEBREO, ARAMEO Y GRIEGO.

*       En HEBREO:

*   se escribió la mayor parte del Antiguo Testamento.

*       En ARAMEO: se escribieron

*   los libros de Tibias,

*   Judit

*   y el original de San Mateo,

*   también fragmentos de Esdras, Daniel, Jeremías y del Génesis.

*       En GRIEGO:

*   se escribió el Nuevo Testamento, excepto el original de San Mateo;

*   del Antiguo Testamento:

*  el Libro de la Sabiduría,

*  el 2 de Macabeos,

*  el Eclesiástico

*  y partes de los libros de Ester y de Daniel.

 

 

43.-7 obras de misericordia

Obras de misericordia corporales

1.          Dar de comer al hambriento.

2.          Dar de beber al sediento.

3.          Vestir al desnudo

4.          Visitar a los enfermos

5.          Asistir al preso

6.          Dar posada al caminante

7.          Sepultar a los muertos.

 

Obras Espirituales de Misericordia

1.          Enseñar al que no sabe y

2.          Dar buen consejo al que lo necesita. “Que la palabra de Cristo habite en ustedes con todas sus riquezas. Que sepan aconsejarse unos a otros y enseñarse mutuamente con palabras y consejos sabios” (Col 3,16)

3.          Corregir al que se equivoca. “Si tu hermano ha pecado contra ti, anda a hablar con él a solas. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Si no te escucha, lleva contigo a dos o tres de modo que el caso se decida por boca de dos o tres testigos. Si se niega a escucharlos, dilo a la Iglesia reunida” (Mt 18, 116-17)

4.          Perdonar las injurias. “Pedro se acercó y le dijo: Señor, ¿cuántas veces debo perdonar las ofensas de mi hermano? ¿hasta siete veces? Jesús le contestó: No digas siete veces, sino hasta setenta veces siete”. (Mt 18, 21-22)

5.          Consolar al afligido. “Anímense mutuamente y ayúdense unos a otros a crecer juntos” (1Tes 5,11)

6.          Tolerar los defectos del prójimo. “Sopórtense y perdónense unos a otros, si uno tiene motivo de queja contra otro” (Col 3, 13)

7.          Hacer oración por los difuntos. “Pues si no hubieran creído que los compañeros caídos iban a resucitar, habría sido cosa inútil y estúpida orar por ellos” (2Mac 12,45)

 

44.- el padre nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;  hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;  perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación,  y líbranos del mal.

 

45.- de que nos habla el éxodo

Habla de la marcha que llevó a cabo el pueblo de Israel al salir de Egipto, y al establecimiento de una relación especial de este pueblo con dios.

 

 

46.- gloria al padre

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los Siglos de los siglos.

Amén.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: